"Mi risa es sanadora"

Actualizado: 7 jun

¡Hola! Deseo que te encuentres con salud al estar leyendo esto.

Hace algunos meses noté que me estaban comenzando a doler las articulaciones, ¡Nooo! en mi pueblo dicen que llegué a la edad de los nuncas, pero no... (imagíname levantando los hombros) y digo no porque esto yo ya lo había vivido antes, y lo que me ayudó a olvidarme fue reírme. ¡Siiii! no es broma, tampoco es que me burlara de mis achaques porque de que duelen duelen, lo que sí hice fue recordar; y toma nota porque esto te sirve para cualquier situación en tu vida, qué hice en ese momento que me funcionó, qué recurso, qué actividad, o qué deje de hacer que me funcionó (a veces no es necesario hacer sino dejar de hacer).


La respuesta fue clara, ya no estaba practicando mi risa diaria y los movimientos y respiraciones que mi cuerpo necesita, así que comencé a hacerlo nuevamente. Yo...muy bien (imagíname con el pulgar hacia arriba).


Y hoy quiero compartir contigo esta herramienta maravillosa que me ayudó tanto cuando mis piernas se pusieron como pergamino con mis cirugías y que hoy me está ayudando a desaparecer el dolor crónico de las articulaciones; y bueno, fue uno de mis chalecos salvavidas cuando viví mi primer duelo por nido vacío, y ¡sus beneficios son tantos!

A Lulú le ayudó para aprender a gestionar sus emociones, a Angélica para aprender a manejar su estrés tras días de trabajo intenso, y a cada una de las participantes del taller les ha sumado algo grande y bueno a su vida.




"Soy feliz porque rio" es mi mantra este mes y te invito a que lo hagas tuyo.

¿Quieres aprender de esto para que cada vez que se presente algo en tu vida tengas más recursos de dónde echar mano? Haz click en la imagen para que veas toda la información.






8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo