El que siente la comezón es el que trae la pulga.

Hace algunos días recibí una llamada, ella me contaba que quería algo para su hijo, un adulto jóven con el que tiene "muchos problemas de comunicación, es rebelde y no hace caso de consejos así que no se da cuenta que está desaprovechando su vida cuando tiene lo más importante que es juventud", esas fueron sus palabras ( si has trabajado conmigo sabes que siempre estoy escribiendo predicados). Platicamos un buen rato, no hay vicios en su hijo (razón evidente para una preocupación enérgica de una madre y aún así con sus reservas, aunque ese será tema para otro escrito), la sentí muy cargada y me fui dando cuenta que estaba hablando con una madre muy ocupada en corregir la vida de su hijo adulto pero absolutamente indispuesta para voltear a ver su propia vida.

¡Wow! Esa llamada realmente me hizo pensar mucho en qué estaba pasando conmigo, ¿por qué me resonó así? y ¡Eureka! me di cuenta que no era que en este momento de mi vida estuviera viviendo algo así, es que yo estuve ahí hace 17 años que empecé con este camino (realmente empecé hace 28 pero con consciencia hace 17).

Si, ahí estaba yo viendo todo lo "malo" en los demás, y no la tengo ganada ¡para nada! pero si he aprendido que cuando algo afuera no está funcionando es porque hay que hacer cambios adentro y no pensar que el problema es el otro.

Quizá esta madre no alcanza a comprender que su hijo es feliz con la vida que ha elegido y el problema no es del hijo, es de la madre. Dirían por ahí que el que siente la comezón es el que trae a la pulga, y si. Ella trae la piedra en el zapato así que ella es quien tiene que quitarla.

Cuando yo comprendí que yo tenía que quitar las piedras de mis propios zapatos y dejar de ver "lo que no estaba bien en los demás" para verme a mí ¡comencé a caminar!

Una manera perfecta para comenzar con este aprendizaje o para continuar con tu desarrollo personal es el Taller Sana Tu Vida online; realmente a mi, como a miles de personas en el mundo, nos ha ayudado mucho. Para mi vivir esta filosofía de amor y respeto me ha ayudado a sanar muchas de mis relaciones y me encantaría que tú puedas sanar las tuyas.

Las inscripciones están abiertas y hasta el 20 de enero hay un precio muy especial para ti ¡APROVÉCHALO! Haz click aquí 🌸

Recuerda que lo que no hagas por tí misma nadie lo hará.

Con amor

Mónica Rodríguez G.

Instructora y Coach HYL


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo