¿Agradeces por educación o porque realmente estás agradecido?

Una de las grandes reglas de buena educación es pedir "por favor" y dar las "gracias".

Quien hace esto en su vida diaria puede abrirse muchas puertas en sus relaciones con los demás, y si a esto le añades una sonrisa ¡bueno! conquistas y cautivas a todos con quien interactúas.

Pero... ¿realmente sientes gratitud cuando agradeces? o ¿ya estás programado a contestar gracias en modo automático?

Te voy a dar un tip para practicar tu gratitud hacia los demás: agradece todas las bendiciones que hay en tu vida y mira lo que sientes al hacerlo, tu cerebro empezará a secretar dopamina y otras sustancias químicas que te permiten un estado de mayor bienestar, sintiéndote optimista, esperanzado y más unido y empático con los otros. Así cada vez que des las gracias a alguien tómate un minuto para sentir ese bienestar en tu cuerpo y reprogramar a tu cerebro a que su modo automático tenga grandes beneficios en tu ser.

Y por favor recuerda contactarme para que me cuentes cómo te ha funcionado.

Recibe un gran abrazo de luz.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo